23 de agosto de 2008

Oveja - Parque Nacional de los Pirineos Franceses

Lo mejor que te encuentras nada más cruzar la frontera aragonesa con la francesa es su Parque Nacional de los Pirineos '' Parc National des Pyrénées françaises '' .

Ya no solo son contrastes de colores sus largas y extensas montañas verdes, digamos que es un todo, es una maravilla ir a pasar el día, sobretodo en la zona que hay antes de llegar al primer pueblo.


Una de sus delicias es sus quesos de oveja, hechos por campesinos y elaborados completamente en su forma artesanal, su sabor es excelente. Estos quesos se adquieren en las casetas de granjeros que vas encontrando por el camino.

La primera tras unas largas curvas de carretera se encuentra a la derecha, la segunda una vez pasados tres pequeños túneles se
encuentra a la izquierda y la tercera se encuentra dentro del parque nacional, la cual tiene el mejor de las tres.

En esta tercera caseta de pastor me encontré con esta sorpresa con cuernos y no me pude resistir el hacerle alguna foto, por supuesto la tuvieron que agarrar porque no había quien se acercara.