26 de agosto de 2011

Parte 3

Las propiedades de la luz
(reflejada, absorbida, transmitida y refractada)

La reflexión de la luz

Hay tres tipos de reflexión: semiespecular, especular y difusa


La reflexión semiespecular o semidifusa:

Cuando la luz incidente llega a una superficie lisa-mate es reflejada en ángulos ligeramente diferentes pero en la misma dirección genera dando lugar a una reflexión intermedia que comprende un porcentaje de reflexión especular y difusa.

Es decir, cuando la luz incidente llega a una superficie lisa-mate es reflejada en ángulos ligeramente diferentes pero en la misma dirección, dando lugar a una reflexión intermedia entre una reflexión especular y difusa.

Reflexión difusa:

Tiene lugar a partir de superficies mates irregulares.
Esto dispersa o interrumpe el az luminoso original reflejándolo uniformemente en todas las direcciones.

Reflexión especular:

La luz puede ser reflejada ''especularmente'' cuando incide en sustancias, lisas tales como el agua, vidrio, cromados, pulimentados...

La luz cambia de dirección siguiendo un camino determinado por las leyes de Snell: El rayo incidente, la normal y el rayo reflejado están en el mismo plano.
El ángulo de incidencia y el de reflexión son iguales.

Cuando una superficie no es capaz de absorber toda la energía que incide en ella, siempre refleja algo de luz (ocurre la reflexión) y por lo tanto no existe el negro absoluto.

Algunos ejemplos, de coeficientes de reflexión (todos los objetos tienen un coeficiente de reflexión fijo):

Nieve virgen................... 72%
Piel blanca...................... 36%
Terciopelo negro........... 1%
Óxido de magnesio....... 98%



Reflexión:

Cuando la luz alcanza una superficie, una parte de ella es reflejada. Cualquier objeto sin luz propia, es observado en virtud de esta característica. Coeficiente de reflexión (r).

La reflexión es el cambio de la dirección que experimenta un az de rayos luminosos cuando se interpone en su camino una superficie lisa y pulimentada.

Cada objeto absorbe una cantidad diferente de energía que incide sobre él, por lo tanto, también refleja una cantidad distinta.

Si consideramos que sobre un objeto incide una unidad de energía luminosa; esta se descompone en dos partes:

1º Absorbida
2º Reflejada

Mientras un objeto mantenga su estado y naturaleza, no cambia su coeficiente de absorción.

Cualquier objeto siempre absorbe algo de energía incidente pero no puede reflejar el 100% de la luz o lo que es lo mismo no existe el blanco absoluto.