31 de agosto de 2011

Parte 13

El visor


Su finción es indicar los límites del ''campo abarcado'' por la cámara, dependiendo del objetivo y permitiendo al fotógrafo componer la escena.

Excepto en el caso de las cámaras más sencillas, los visores cuentan con sistemas de indicación de enfoque, como pueden ser el telémetro, las pantallas de vidrio esmerilado o los sistemas autofoco.

El tipo de visor determina a menudo la forma y el tamaño de la cámara, como sucede con el tipo TLR. En el mercado se encuentran multitud de sistemas de indicación de las mediciones, enfoque, etc; existiendo una enorme variación en los índices, agujas, iconos, símbolos alfanuméricos, luces y modos de trabajo de la cámara que pueden aparecer en o alrededor de la pantalla de enfoque.

Hay tres tipos de visores: Directos, esmerilado y réflex.


visión directa:.En los modelos más sencillos se usa una lente negativa de fuerte divergencia
para formar una imagen virtual recta que se observa a través de una mirilla o de un
ocular ligeramente positivo, donde dos lentes se combinan para crear una pequeña
imagen recta y brillante.

No es fácil conseguir una corrección del paralaje ni líneas delimitadoras
de campo, de manera que el campo de visión acostumbra a ser menor que el del
objetivo para ganar así un cierto margen de error. Los elementos plásticos asféricos
pueden reducir la distorsión y un difractor puede tomar muestras de luz para realizar
una medición de la exposición a través del visor.
Visores de pantalla de vidrio esmerilado. Las cámaras antiguas usaban en
su mayoría pantallas planas de vidrio esmerilado sobre las que se componía y
enfocaba la imagen que formaba el objetivo y que, a continuación, se sustituía por
un portaplacas para realizar la exposición. De hecho, este sistema pervive en las
cámaras técnicas o de gran formato.


Otras cámaras usan el sistema réflex, en que un espejo de superficie
frontal con una inclinación de 45º respecto del eje óptico proyecta la imagen sobre
una pantalla de vidrio esmerilado situada en el plano focal equivalente(en las cámaras de foramto medio o las que carecen de pentaprima).

La imagen mantiene el mismo tamaño que la imagen que va a exponerse sobre la película o
sensor y aparece recta pero lateralmente invertida.

La inversión lateral resulta un tanto molesta, corrigiéndose con un visor de
pentaprisma, que es el sistema más empleados en la actualidad.

Tipos de visores: marco (retículo o deportivo), óptico o directo, albada, réflex, cristal esmerilado, pantalla LCD y electrónicos.


Marco, retículo o deportivo:

Consiste en un marco de alambre , metálico o de chapa, de igual forma y tamaño de la imagen que se forma en el negativo.




Se encuentra montado sobre el objetivo en la parte delantera.




Visor óptico o directo:

No muestra lo que ''ve'' realmente el objetivo
Lás cámaras con este tipo de visor son silenciosas al no llevar el espejo réflex.
Este tipo de visor va incorporado al cuerpo de la cámara, utiliza dos tipos de lentes: una positiva y otra negativa.



La unión de ambas lentes producen que la imagen no se vea invertida.

Inconvenientes:

si miramos de lado vemos una escena distinta que si lo hacemos de frente.
Los límites de la escena resultan bagos, lo que puede ocasionar que no sea igual el resultado: error de paralaje.



Error de paralaje: la zona observada por el visor sólo coincide con la captada por la cámara cuando el sujeto está próximo al infinito; conforme nos acercamos al sujeto/tema, las dos áreas dejan de coincidir. (Lo que ves por el visor no es realmente lo que capta el objetivo, sobretodo mantener especial atención en encuadres muy cerrados y cercanos).

Visor de Albada:

La lente bicóncava del visor que lleva su nombre, tiene la superficie cercana al ojo semireflejante, es decir, que actúa compensando el error de paralaje pintando la lente biconvexa un recuadro plateado.


Inconvenientes:

el inconveniente de los visores directos es poder enfocar ya que no vemos directamente sobre nuestra pantalla de enfoque por lo que nos tenemos que servir de un sistema externo que nos permia enfocar con precisión: el telémetro.

Hay dos tipos de telémetro: de coincidencia y de imagen partida.

Telémetro de coincidencia:

Este sistema se basa en la obtención de dos imágenes separadas provenientes de dos ventanas situadas en la parte superior de la cámara.

Las imágenes de telémetro se acostumbran a incorporar a visores luminosos, y para poder diferenciarlas, una de las imágenes aparece en colores contrastivos. Los telémetros no suponen un aumento notable ni en el peso ni en el volumen de la cámara.

Este método de enfoque fue introducido junto a las primeras cámaras de 35 mm, tales como la Leica y la Contax, ya que era esencial para el enfoque de objetivos de gran abertura, sobre todo a cortas distancias. El método fue pronto aplicado a otros formatos.

Telémetro de imagen partida:

Es un elemento de ayuda pasiva al enfoque, dado que al contrario que los telémetros de coincidencia no tiene partes móviles. Se trata de un dispositivo de reducido tamaño, compuesto por dos prismas semicirculares de vidrio insertados en sentidos opuestos en el plano de la pantalla de enfoque.

Cualquier imagen que no esté exactamente enfocada aparece en el centro de la imagen de la pantalla como dos mitades desplazadas. A medida que al imagen se enfoca, las dos mitades se aproximan hasta coincidir, de manera parecida a lo que sucedía con las dos imágenes del campo del telémetro de coincidencia. Dado que la precisión del enfoque por parte del usuario depende de la habilidad del ojo para reconocer el desplazamiento de líneas más que de su capacidad resolutiva se trata de un sistema muy sensible, especialmente cuando se trabaja con gran angulares a diafragmas abiertos o medios.



Visor réflex:

Lo utilizan cámaras réflex monoculares (35 mm y formato medio) y binoculares ( TLR, twin lens reflex, cámara de dos objetivos)

Cámaras réflex 35mm:

Permite formar la imagen captada por el objetivo en una pantalla de enfoque situada delante de la película.


Con la ayuda de un espejo abatible que subirá cuando se pulsa el disparador, se retira el obturador y deja expuesta la película / sensor.

Perdemos la visión ese instante.

Pueden tener objetivos intercambiables.



La imagen no se ve invertida gracias al pentaprima.


Pentaprisma: sólo sirve para ver la imagen derecha, la invierte de izquierda a derecha. Permite observar por el visor lo mismo que capta el objetivo.


Tiene el siguiente funcionamiento:

La luz que atraviesa las lentes rebota sobre el espejo reflejando la imagen hacia el pentaprisma, haciendo que la imagen no se vea invertida, rebotando la imagen por los espejos del pentaprisma hasta alcanzar el visor.


Cámaras réflex de formato medio:

Objetivos intercambiables
Mayor tamaño del negativo y calidad
Obturador central
No llevan fotómetro
Permiten cambiar el formato con respaldos
Se puede colocar un pentaprisma para invertir la imagen, de lo contrario veríamos la imagen a través de un cristal esmerilado gracias al espejo réflex y una lupa de aumento.






Cámaras réflex TLR (twin lens Reflex) binocular:

Tienen error de paralaje, ya que no se ve a través del objetivo que va a transmitir la imagen a la película / sensor. Además vemos la imagen invertida ya que carece de pentaprisma.



Para encuadrar hay que posicionar la cámara a la altura de la cadera.

Visor de cristal esmerilado:


Es un cristal sin pulir con cuadrícula
Cámaras de gran formato, objetivos intercambiables
El enfoque se realiza con el montante con al ayuda de una lupa.
Cámara profesional de gran calidad, tiene diversos usos, como el de fotografía de arquitectura.




Visor en pantalla LCD:

Cámaras digitales que llevan este tipo de visor normalmente en cámara de aficionado, en profesionales se utilizada como previsualización.


Visor electrónico:

Alternativa a los visores réflex, ofrece una información precisa de la imagen que se está formando. ''Es una pequeña pantalla de TV''